LUJURIA ORGÍAS Y DEJACIONES SEXUALES
Transcurren los años 2016 y 2017, fueron los años más desenfrenados y sexuales que he tenido en mi vida. Todo comenzó en el año 2012, cuando con mi esposo decidimos practicar el ciclismo de montaña, él ya lo practicaba desde hace mucho rato pero yo apenas iniciaba; Compramos las Bicis Fuji, las adecuamos a nuestro gusto cambiándole algunos componentes como los piñones por unos más grandes para hacerlas más escaladoras. Así debe ser, pues somos Colombianos. Al principio me dio muy duro, llegaba que me moría, las etapas eran de 30Km como mínimo, pero con mucha proteína y varios meses de entrenar tres veces a la semana, comencé a ver la mejoría, ya no me tenían que esperar media hora, jajaja. Me alegré y motivé mucho pues mis piernas comenzaron a engrosarse cosa que siempre había querido. Mi salud mejoró cien por ciento. Con el trascurrir de los meses comenzamos a hacer algunos amigos, hasta llegar a crear nuestro propio grupo de ciclistas: William y pilar, nuestros amigos de tiempo atrás, con William fue mi segundo trío, del relato recibiendo a mi esposo del trabajo y con pilar, pues era mi amiga del colegio del relato un paseo en moto al rio, amparo la loca soltera, Sandra y Henry, pareja, Gabriel, el saco de plomo pues es pesista y nosotros, Nick y Paty. Lo que nunca nos imaginamos es que este grupo se llegara a fortalecer tanto y por varios años. Fuimos inseparables, equipo de bici y después de orgias inimaginables. El último en llegar al grupo fue un moreno excompañero de Nick del equipo de natación, media como 180, es bastante atlético y lo llamaremos el Negro. William y pilar resultaron siendo pareja con el tiempo.
Todo comenzó así: Cierto domingo en una ruta MTB con un calor insoportable, llegamos a un rio, allí dijo Pilar que nos bañáramos y la loca de Amparo la apoyó, y yo dije pues vamos, Sandra dijo que ella no, pero si se quedó a ver todo. Inicialmente nos quitamos la ropa quedando en ropa interior la cual siempre es licrada por lo que no había problema, nos metimos al agua y comenzamos a jugar entre las tres, los demás mirando desde la orilla, yo les dije a los hombres que nos acompañaran, que estaba muy refrescante el agua y Nick se apresuró a decir que él no tenía ropa interior y todos se rieron, solo traigo el culote, agregó. Yo le dije pues desnúdate, y ven a mí, eso fue la chispa que encendió el fuego, ante ese reto mi esposo se desnudó sin pena alguna, y se metió al agua, William, Henry y Gabriel lo secundaron, y la escandalizada Sandra se quedó por fuera. Allí nos divertimos entre todos un rato, no echamos agua, hasta que nos dio frio y decidimos salirnos, ya en la orilla hablamos de no irnos con ropa mojada, así que toda la ropa interior se fue para el bolso, todas nos desnudamos, parecía el paraíso, todo el mundo desnudo, nos secamos con las mini microfibras, nos vestimos y seguimos la ruta. Recuerdo como se me bamboleaban las tetas libres del brassier deportivo en esa ruta destapada y llena de piedras.
Llegamos a casa, sudorosos, cansados, yo les dije a los que se quisieran duchar que lo hicieran, Nick pidió almuerzo a domicilio, En nuestra casa tenemos una ducha en el patio del primer piso y mientras William y pilar se duchaban en el segundo piso, Nick y yo lo hicimos en el patio, allí nos desnudamos y enjabonamos nuestros cuerpos mutuamente, allá llegaron a hacer fila Gabriel, amparo y Henry, Sandra se quedó en la sala. Siempre hay una difícil. La escusa de hacer fila era por vernos a nosotros, Gabriel no me quitaba los ojos de encima, y la loca pilar se nos unió en la ducha sin pena alguna, terminamos enjabonándola entre los dos, Nick en su culo y espalda, yo en su pecho y abdomen, sobre todo en sus tetas. Henry actuaba muy natural, se sentía cómodo entre nosotros, aunque apenado por su esposa Sandra. Cuando nos bañamos, siguió Gabriel y después Henry. Amparo me pidió una toalla y subí al segundo piso a buscarla encontrando a William y a Pilar en pleno acto sexual en la ducha, además dejaron la puerta abierta con plena intención que alguien subiera. Al verlos les dije: -se ven muy lindos- y me llamaron a compartir con ellos. Me acerqué a pilar y la empecé a besar en la boca mientras que William, me acariciaba las tetas. Pero decidí dejarlos que terminaran y bajé con las toallas. Le conté a Nick lo que pasaba, el ambiente que se había formado, lleno de una energía y deseo a punto de estallar, como cuando se abre la puerta de un establo y salen los briosos caballos a galopar.
-Tenemos que aprovechar ésta situación- me dijo mi amado esposo.
Nos secamos y envueltos en toalla nos quedamos mientras almorzábamos; Después destapamos una botella de dubonnet para hacer un brindis, por el grupo tan chévere que teníamos. Después del brindis yo dije y ahora qué hacemos? La loca Amparo fue quien dijo, será una orgia y soltó a reír. Yo la secundé, y después Gabriel, William y pilar dijeron por nosotros no hay ningún problema! Entre risas y una atmosfera llena de lujuria yo dije tenemos que poner unas reglas. Todos comenzaron a lanzar ideas y lo que se concretó fue:
1 No se puede obligar a nadie a nada.
2 Siempre ir acompañados por la pareja.
3 Prohibidas las reuniones clandestinas.
5 Examen anual de salud para todos, no drogas.
6 Nunca ser infiel, Para qué? Serán expulsados.
7 Mínimo una reunión mensual.
8 Las reuniones se harán en diferentes casas o paseos.
9 Fotos y videos solo para el grupo.
Además mis propias reglas fueron: (Solo aplicables a mí)
1 Beso solo a mujeres no a hombres.
2 Sexo anal solo con Nick, nadie más.
3 Sexo oral y vaginal con todos y todas.
4 Nunca anal y después vaginal, da infección.
Dicho eso y aprobado por unanimidad todos nos comenzamos a despojar de las toallas. Sandra se escudó con la primera regla y solo se dedicó a mirar, pero dejo que su esposo participara. Amparo que es la más chispeante del grupo tomo a William por el pene y se lo comenzó a mamar, pilar se empezó a besar con Nick, mientras se abrazaban pos las nalgas, Gabriel se me lanzó como pantera e intento besarme, yo le quite la cara y le dije, las reglas, y me respondió a cierto, se agachó y me comenzó a chupar los senos, con mucha pasión, mientras que Henry se metía por detrás de mi espalda besándome por toda la nuca, haciéndome erizar toda la piel, después se agachó y me lamió las nalgas y metió su lengua hasta la entrada de mi ano. Paré un momento y extendí el sofá convirtiéndolo en una súper cómoda cama, allí me acostaron piernas abierta y Gabriel se enterró en mi vulva chupándome por todos lados mientras que Henry introducía su pene en mi boca y se lo empecé a mamar. Cuando estuve bien lubricada, Gabriel se me subió encima y me penetró con su erecta verga de tamaño mediano. La verga de Henry seguía en mi boca, mi respiración se hacía entrecortada, mi vagina estaba gozando con este desorden que se había formado. Sentí cuando los chorrazos de semen inundaron mi vagina, Gabriel eyaculó dentro de mí un tanto inesperadamente, su cuerpo tembloroso se retiró dentro de mí lo que aprovechó Henry para ocupar su lugar y me clavaron otra vez, me dijo: -me encantan los embolaos-, yo pensé en esa frase y asumí que era por tener semen dentro de la vagina, su pene se deslizaba con mucha facilidad, allí llegó su esposa Sandra a mirar más de cerca y metiendo una mano debajo de su trusa se empezó a masturbar. Yo intenté meter mi mano pero ella no me dejó. Se siguió dando dedo hasta que tuvo su orgasmo, tomó a su esposo por la cara y lo besó mientras llegaba al clímax. Eso enloqueció Henry y también se comenzó a eyacular, fue lindo compartir ese orgasmo entre ellos dos. Y vagina estaba llena de semen y mis deseos no se calmaban, y ya noqueados estos dos fui tras de William pero este estaba sentado con el pene ya agachado, pues se había vaciado en la boca de Amparo. Miré a Nick y estaba en posición del misionero entre las piernas de Pilar mientras le chupaba sus tetas. Me acerqué a él y le dije al oído: -tengo mi vagina llena de semen de dos hombres- Esto lo enloqueció y se la sacó a pilar, se acostó boca arriba, le dijo a pilar que se sentara sobre su verga, lo cual hizo, penetrándose a horcajadas y yo me senté sobre su rostro; Mi vulva hizo contacto con su lengua, con mis dedos abrí mis labios mayores y dejé salir todos los fluidos allí guardados, los cuales empezaron a chorrearse en la boca de mi esposo. Cuando lo miré por sus mejillas corrían grandes goterones de semen ajeno, eso fue muy lujurioso, excitante, que de solo ver ese cuadro comencé a tener un fuerte orgasmo sobre se cara. Es verdad, el órgano sexual más importante es la mente. Nick casi se ahoga en mis fluidos vaginales mezclados con semen de dos hombres diferentes.
Para ese momento, pilar ensartada en aquella verga comenzó a convulsionar y su boca buscó la mía para besarme desaforadamente con su lengua por todos lados, entrando en un apasionante orgasmo, nos besamos por mucho tiempo, como en tiempos pasados. Casi que no la dejan ni terminar su placer cuando llegó Amparo y le dijo que seguía ella; A regañadientes se retiró de la verga de Nick y amparo la sucedió. Nuestra loquita amiga se ensartó solita sobre la verga de Nick y comenzó a cabalgarlo bastante fuerte. Yo inamovible seguía en mi trono mientras la lengua de mi esposo me chupaba la vulva por todos lados, especialmente en mi clítoris. Lo disfruté demasiado. Al poco rato noté como la lengua de Nick se metía hasta el fondo dentro de mi vagina, su respiración comenzó a volar y empezó a eyacular dentro de la vagina de Amparo, arremetió lo más fuerte que pudo dentro de ella y la llenó de semen, sus perfectos abdominales se marcaban con todo el tono muscular que tienen. Sus espasmos fueron disfrutados por otra mujer que no era yo, eso es muy, pero muy libidinoso. Amparo quería seguir cabalgando pero el pene perdió rigidez y la dejamos con ganas. Le prometimos que en la próxima íbamos todos contra ella. Y así fue; en la segunda reunión hicimos un círculo, colocamos una botella haciéndola girar y al que le apuntaba tenia sexo con Amparo Ese día se la comieron vivita, la hicimos gritar de placer. Nos seguimos reuniendo cada 15 días en el primer año y después una vez al mes en el segundo año. Cuando no teníamos reuniones yo follaba con Nick y le decía al oído lo que iba a realizar en la próxima cita y el se ponía a mil, me daba verga sin contemplaciones y me premiaba con orgasmos increíbles. Tuvimos muchas orgias en ese tiempo, orgasmos a montones, finalmente Sandra entró en a tono y participó activamente, se volvió más extrovertida y alegre. Creció como persona! Cada vez nos inventábamos algo, disfraces, paseos, fiestas, ah! Después llegó el último integrante al grupo: El Negro.
Como ya les dije el negro fue un nadador igual que Nick, compañeros de competencias y de equipo, yo lo conocí desde que fui novia de Nick. Una vez llamo a mi esposo y le dijo que lo iban a trasladar a nuestra ciudad. Ahora vendía llantas a las servitecas, hacia negocios muy grandes. Inicialmente el llegó a vivir a nuestra casa mientras buscaba apartamento. Le contamos que montábamos bicicleta y él se animó y entró al grupo. Inicialmente no le dijimos de las otras actividades, pero Amparo cuando lo conoció nos dijo que teníamos que meterlo al grupo, que un grupo de orgias sin un negro no era grupo; Nos hizo reír a todos. Hasta Sandra estuvo de acuerdo! La cuestión era como decirle!
Como ya les he contado nosotros dormimos desnudos, yo pensando en un plan, decidí andar ligera de ropas por la casa, a él se volteaban los ojos mirándome, así le empecé a incentivar su deseo. Cierta noche muy tarde lo sentí que entró al baño y Nick me dijo que era el momento, así que salí desnuda de mi cama y entré al mismo baño como si fuera una casualidad. El pobre negro casi se infarta de verme, desnuda con tremendas tetas, vello púbico abundante, sus ojos me quería comer viva, le dije: que pena, y salí. Tenía un pene gigantesco! Como de 30 centímetros, el doble de grueso que el Nick. Fui y le conté a Nick y el muerto de la risa me dijo: -ya lo sabía- Al día siguiente el negro me abordó y me dijo que lo perdonara si me había hecho sentir incomoda. Yo restándole importancia al asunto le dije: -Descuida, no te preocupes-. También le pregunté si él se sentía incomodo con la desnudes y me dijo que no, que en las piscinas ellos se acostumbraron a andar desnudos. Le dije: -a bueno porque tenemos unos amigos nudista y vienen cada quince días aquí a nuestra casa-. El sonrió y dijo no hay problema.
Llegó el domingo de ruta obligatoria fuimos a montar bici con todo el grupo, presentamos al nuevo integrante, el negro, que resultó con muy buen estado físico, llegamos como siempre a casa; Para ese entonces habíamos construido en la terraza una habitación muy grande para ver televisión y para hacer nuestras camas redondas, tenía un bar pequeño y un baño. Era nuestro sitio de reuniones favorito, aunque siempre rotábamos de casas. Si esas paredes hablaran! Esa tarde hicimos un asado con cerveza, como siempre la gente se baño y quedaron unos desnudos y otros en toallas, el negro estaba feliz de estar con nosotros ese día. Resultó ser un hombre muy divertido y hablador, y como siempre, fue Amparo la que le dijo que se lo quería comer con cervecita. Y él la retó y le dijo: -y que esperas- Inicio la batalla, Amparo le quitó la toalla al negro y quedó asombrada al verle el pene tan gigante que tiene, intentó mamárselo pero no le cabía ni la mitad en la boca, después pidió ayuda de las otras mujeres que fuimos a darle una probada a esa verga gigantesca. Cuando me tocó mi turno en verdad era una cosa monstruosa, una tenía que abrir muy grande la boca para metérselo adentro y poder saborearlo, pero fue Sandra la que más se lo mamó, lo disfrutó bastante pues tenía una sonrisa de felicidad que no podía con ella, y así sin tantos rodeos se puso de pie, con una mano agarró la base de esa anaconda y se la puso en la entrada de la vagina dejando caer su cuerpo muy lentamente sobre ella, mientras que abría la boca con lascivia. Su esposo estaba sorprendido de verla en esas. Yo no veía la hora de mi turno, tenía una curiosidad infantil, el negro sentado sobre el sofá mientras ella se ensartaba por su propio peso sobre tremendo falo, dándole la espalda a su agresor. Por su parte Gabriel se la empezó a meter a pilar William y Nick miraban el espectáculo conmigo, Amparo se la empezó a chupar a Henry para después empezarlo a cabalgar. Cuando William se percató que su mujer estaba siendo penetrada, me invito a mí al sofá, se acostó y yo me senté a horcajadas sobre su pene. Estaba tan mojada que se fue hasta el fondo con mucha facilidad. Nick me miró y su verga erecta se fue en busca de la boca de Sandra, que ensartada en ese mástil bramaba de placer. Yo comencé a moverme sobre el buen pene de William, dándome tremendo gusto pero sin quitar de mi vista al negro que ahora tenía a Sandra por la cintura halándola hacia él y cada vez se la metía más, la pobre no aguantó más y se dejo llevar por un tremendo orgasmo. Se desensartó y cayó sobre el sofá extenuada. Nick se quedo a consentirla un poco, mientras el negro viéndome con el culo al aire y ahora con mis tetas chupadas por William se me vino encima, lo que sentí a continuación fue su lengua en mi ano, lo cual fue una delicia, me chupó todo el ojete haciéndome vibrar de placer; así estaba yo cuando sentí como se corría William en mi interior llenándome de semen el fondo de mi vagina, su boca me quería arrancar el pezón derecho, lo dejé que se corriera dentro de mi tomándolo por su nuca como un crio, mientras el caía en los estertores del placer. En esa posición estaba yo cuando sentí la verga del negro en la entrada de mi culo y comenzaba a abrirse paso, su glande hizo expandir mi ano como si estuviera cagando un coco. Yo me quité rápidamente de esa verga yéndome para adelante.
El Negro casi me culea!!!
Le explique que mi culo era solo de Nick y él se disculpó, y como niño regañado lo mandé a que se aseara el pene si quería mi vagina. Salió corriendo para el baño, Nick fue a preguntarme si estaba bien y le dije que me trajera gel lubricante, el que frecuentemente usamos. Me lo trajo justo para embadurnar la negra verga del negro, me apliqué un poco en mi vulva y me acosté en el lugar que estaba William, el negro se metió entre mis piernas puso mis piernas en sus hombros y comenzó a metérmela; Sentí como mi vagina se dilataba al límite, su pene se incrustaba dentro de mi cuerpo pulgada a pulgada, su impresionante musculatura hacían ver mi cuerpito frágil, me la comenzó a mover en el conocido mete y saca, mientras yo con la boca abierta no se qué cara estaría haciendo, si de miedo o éxtasis. Mi mente pensaba Dios mío esta es de las grandes, su cadera sin compasión me clavaba a cada movimiento, su sudor comenzó a caerme sobre la cara y las tetas, de pronto sentí un pene cerca mi boca, abrí los ojos y era mi Nick, me alegré que fuera él para que viera mi rostro de sufrimiento y angustia, de lujuria extrema, se la empecé a mamar y a veces hasta a morder de sentir tremenda verga dentro de mí. Nuestras miradas fijas sintiendo cada uno lo del otro, fue sensacional.
Los movimientos del negro se hicieron cada vez más intensos, más rápidos, con más fuerza hasta que sentí cómo crecía aun más esa verga en mi vagina y comenzaba a contraerse y a eyacular semen de manera intermitente. Sus embestidas se fueron a tope, pues sus caderas llegaban hasta mis nalgas haciendo el famoso ruido de palmoteo. Me clavó toda esa verga el negro desgraciado! Y yo fui capaz de comerme esa miura de casta hasta que solo sus testículos quedaron para tocar las campanas de mis nalgas cual péndulos de acero colgados por pares. Nick por su parte empezó a llenar mi boca con su semen caliente y delicioso, cuando terminó de eyacular dentro de mi boca, yo la abrí para que el negro viera que tenía llena la boca de semen, jugué con él un rato y después mirándolo me lo mandé todo. El negro sorprendido de verme rió y me felicitó. Cuando el negro me empezó a sacar la verga de la vagina, Gabriel empezó a tomarme fotos para después mostrarme como la tenía de dilatada, parecía un hueco de las calles de Bogotá, yo no lo podía creer. Era una trinchera de guerra!
Ese fue mi primer interracial, después tuve otro con él y ya no más, pues el negro vivió en nuestra ciudad solo por un año y de nuevo lo trasladaron, durante ese periodo las demás se lo peleaban pero yo le huía. Amparo se le sentó miles de veces encima a la verga del negro y se la ordeño con su vagina, Pilar cometió el error de dejársela meter en el culo y duro adolorida como tres días. Su intestino casi se lo vuelve al revés. Lo mío era más estar con pilar o con Amparo o la renovada Sandra, incluso Gabriel, Henry o William, pero con ese azabache era una pelea muy dura.
Encuentros sexuales tuvimos por montones, mucho desorden, hasta que Sandra quedo embarazada, y se salieron con Henry del grupo, y así perdimos cada vez mas integrantes, el negro al año se fue en el 2017, Amparo se casó y no volvió más por estos lares, -no la dejan-, Gabriel consiguió una novia y ahora tienen dos hijos, a veces nos saludamos, solo quedamos como amigos los de siempre, los que siempre hemos sido William y pilar, amigos para siempre, a veces hacemos reuniones los cuatro y seguimos montando bici!!
PD: Estoy muy feliz porque el pasado 25 de diciembre, en el asado familiar pos-navidad, en casa de mis suegros, en la tarde nos emborrachamos un poquito y en la cocina y a escondidas, Astrid me besó en la boca y me dijo que me quería mucho, nuestros besos fueron sin titubeos, apasionados, largos, me acarició mis senos sobre la ropa y yo intenté meter mis dedos en su entrepierna pero me detuvo y me dijo que de a pocos. Estoy muy feliz por eso, ella es la mujer más linda del universo. Cómo no amar estas fiestas decembrinas!!!
Nick está feliz por mí. Amo mi vida. Amo a Nick, a mis sobrinos, a todos!!!

Me despido con un beso: Patytetas