Anal

Frente a ella…
Debo confesarlo, me gusta andar desnudo por mi casa. Me paseo por la sala y la cocina sin nada de ropa y si alguien llama a la puerta simplemente abro tratando de ocultar mi cuerpo tras la puerta. Uno de los sillones de mi sala queda frente a la ventana, algunos rayos de sol se cuelan por la cortina, pues es de esas cortinas con diseños de flores que por lo general tienen varios agujeros que forman distintas figuras.

Ayer pasó esto. Estaba solo en mi casa y me recosté en ese sillón individual y encendí el televisor. Mi pene yacía recostado sobre mi abdomen y tenía mis brazos sosteniendo mi nuca. Acaba de rasurarme el vello púbico así que mis genitales daban la ilusión de parecer más grandes, y obviamente se sentían tersos pues acababa de aceitarlos. No estoy circuncidado así que la cabeza mi pene estaba brillante y se asomaba por entre el prepucio y mis testículos estaban medio apretados en un pequeño espacio que dejé entre cada pierna.

Fue entonces que la vecina de al lado salió, nuestros jardines quedan juntos y el suyo puedo verlo frente a mi ventana. La señora tendrá unos 35 años y la verdad tiene un cuerpo muy bien cuidado para ser madre de dos hijas. Desde hace tiempo me llama la atención, es de piel blanca, cabello largo castaño claro y tiene un culo grande, muy muy grande, tiene ambas nalgas muy paraditas y se ven deliciosas mientras va caminando porque tienen ese movimiento de contoneo espectacular. En fin, mientras ella salió al jardín llevando una cubeta y unos guantes, yo simplemente me recosté y la miré. Su blusa ligera y blanca estaba pegada a su torso y me siento con la certeza de decir que no llevaba bra, los pezones se le marcaban mucho.

Cuando se agachó quedó mirando hacia mi ventana, se puso los guantes y a arreglar sus flores. No notó que yo estaba detrás de la ventana recostado, al menos no hasta que me puse de pie justo detrás de la cortina de agujeros. Como el sol daba hacia mi ventana sentí bastante adrenalina al pensar que podría distinguir mi cuerpo desnudo. Y lo hizo. Miró hacia la ventana una vez y bajó la cabeza de nuevo a sus flores sólo para volver a mirar con asombro hacia mí. Como cuando uno mira algo y se voltea y de pronto lo volteas a mirar rápidamente, justo así.

Entonces volvió a bajar su cabeza y yo me sentí muy emocionado. No suelo exhibirme, lo hice un par de veces por webcam y fue genial, pero en la vida real es definitivamente otra experiencia. Así que me quedé ahí, por mi mente pasaron muchas ideas pero se resumían a dos sencillas: o no le gustó para nada lo que vio y me iría a reclamar o… le encantó.

No es por querer presumir pero mi cuerpo no está mal cuidado, soy delgado pero no muy muy flaco y tengo un pene muy grande. Sin que esté erecto se ve bastante bien, pueden constatarlo en mis galerías 😉

Ella siguió con su trabajo en el jardín y yo no dejé de mirarla. Entonces hizo algo que me impactó: miró hacia mi ventana, luego volteó hacia atrás y los lados y entonces me miró, como tratando de encontrar mis ojos y se despegó un poco la blusa para bajársela y que el escote quedara más pronunciado. Confirmó todo con una sonrisa.

Esos dientes perfectos se verían todavía más blancos si pudiera llenarlos de mi semen. Así que la mujer ya me había dado entrada, entonces decidí recorrer un poco la cortina, sólo un poco pues tampoco era para que toda la calle me viera. De manera que sólo desde donde ella estaba podía ver parte de mi cuerpo y obviamente mi pene.

Se me empezó a poner muy muy duro y caliente, además al pararse se me marcaron mucho las venas. Cuando ella se dio cuenta (porque volteaba constantemente para ver si seguía el juego) miró mi pene y luego miró medio rostro que se me alcanzaba a ver y volvió a sonreír, esta vez fue una sonrisa seguida de una cara de asombro y unos ojos muy abiertos. Como diciéndome “chico malo malo”.

Entonces ella volteó nuevamente hacia los lados y hacia atrás y esta vez se agachó de tal forma que movió un poco su blusa y pude ver uno de sus senos!! Fue perfecto, mi verga se puso todavía más dura y entonces empecé a masturbarme frente a ella. Apreté con fuerza mi pene y jalaba recio el prepucio adelante y atrás. Cuando comenzó a salir el líquido preseminal me lo froté por todo el pene y se puso aún más resbaloso así que la fricción fue mucho más fácil y rápida. Casi tanto que dolía.

Ella entonces se quitó un guante y frente a mí se empezó a rozar la vulva por encima de su pants, que de hecho era bastante pegado. Lo hizo lento y con constante cuidado de que nadie la viera. Movía su lengua dentro de su boca simulando una espléndida mamada. Yo estaba a punto de estallar!!! Pero me contuve bastante para que ella pudiera seguir mirándome tan excitado.

Abrí más la cortina y ella seguía tocándose despacio y miré fijamente y su vulva se veía muy hinchada!! Los labios se miraban perfectos!! Y además como su pants era de un tono azul cielo pude notar que estaba algo mojada. Fue entonces que ella, con más cuidado que nunca, se destapó un seno por completo!!!

Aquello fue lo definitivo, al verla tocándose la vulva húmeda con dos dedos, mirar su seno tan grande con el pezón durísimo y yo con la adrenalina a mil por hora, froté mucho más fuerte y rápido hasta que mi glande se puso muy muy rojo y eyaculé sin control. Mis rodillas parecieron perder fuerza y al venirme todo el chorro se estrelló contra la ventana, resbalándose poco a poco hacia abajo.

Ella desde afuera abrió unos ojos enormes y simplemente se remojó los labios con su lengua, pude notar incluso que tragó saliva, ojalá hubiera sido mi leche. Al soltar mi último chorro, ya menos intenso, yo seguía jadeando y ella me sonrió. Para ese momento ya se había tapado el pecho pero todavía se le notaba la mancha en el pants. Ví que volteó hacia atrás muy apurada y noté que iba saliendo otra vecina, entonces cerré rápido la cortina y ella recogió sus cosas de jardinería para meterse rápido a su casa.

Por la tarde recibí invitación a facebook por parte de ella (imagino que sabe mi nombre porque en una ocasión le dejaron un correo mío a ella, pues las casas son contiguas), lo acababa de crear, pues no tenía ninguna publicación ni nada por el estilo. Este mismo texto se lo mandaré, a ver qué me dice y a ver cómo sigue esta historia. ¿Ustedes creen que le guste lo que escribí?