Celebrity

Por Ditroit
Como era de suponerse mi señora madre tanto en las mañanas como en las noches es muy normal hasta hoy en día que baje a la cocina o cualquier otra cosa en puros calzones, claro con su respectiva blusa ya sea larga o apenas abajito de sus nalgotas o camisa de sus viejos.
Aunque en realidad nunca tuvo un atuendo clásico para dormir, aunque si utiliza vestiditos de noche que siempre le llegan arribita de las rodillas, pero tengo que aclarar que cuando baja en esos vestiditos normalmente anda desnuda, porque también le gusta dormir a pelo.
Y hago esta aclaración porque hubo una pareja de ella que por ahí de los 50 años de mi mami, que era casi diario que cuando mi madre bajaba a hacer el desayuno, él siempre bajaba como a los 15 minutos que ella y le echaba un rapidín por detrás cuando ella preparaba todo.
Obviamente era algo que ellos tenía hablado, porque incluso tanto ella como él siempre antes de bajar se ponían en la puerta para escuchar si yo estaba aún dormido y cuando me di cuenta de eso, era clásico ver sus sombras por debajo de la puerta y después oír las escaleras 2 veces y entonces yo salía un par de minutos después de espiarlos.
Y el raípidín variaba dependiendo de lo que ellos calculaban o creían que yo pudiera despertar, o cuando de repente ellos creían oír algún ruido o simplemente el bato acababa rápido.
Como ya les he dicho otras veces, mi madre siempre ha escogido a sus hombre por cogelones, ella no quiere románticos, ni ricos, ni la chingada, ella mientras le tengan los hoyos llenos cuando ella quiere ella es feliz.
Pero una particularidad que también ha elegido ella de sus riatas, no es que le den por detrás solamente, sino que le den muy duro, a ella lo que le gusta escuchar es que truenen sus nalgas mientras los vientres de ellos rebotan contra ellas, así que ese sonido tan duro que emana su enorme y delicioso trasero al ser penetrado y que estoy seguro que saben cómo se escucha, lo que he escuchado toda mi vida.
Pero este bato en particular, al igual que a mi madre le encantaba que le dieran por las nalgas, él tenía su obsesión de la cocina, entonces ahí pasaban muchas cosas además de cogérsela por las mañanas, si podía lo hacía en las noches, o entre semana o finales de semana, la canasteba y le arrimaba el bulto mientras yo cualquier persona estuviera ahí, en fin.
Entonces varias veces, como también lo hice durante toda la vida, le decía a mi madre de vez en cuando que iba a salir y no regresaba hasta mañana y en vez de eso me quedaba escondido ya sea debajo de la cama o en el closet de mi cuarto y después salía cuidadosamente a ver lo que pasaba.
Y como es normal, siempre salen cosas recordando otras y es que a veces no necesité salir del closet o la cama para que pasaran cosas y es que varias veces mi madre y sus viejos les daba por coger en mi cuarto, en la cama, en la alfombra, parados o como fuera, afortunadamente jamás les dio por hacerlo en el closet o debajo de la cama, por eso le tenía medida el agua a los camotes, como se dice.
Y bueno volviendo a lo del chinga nalgas de mi jefa en la cocina, pues fueron 5 veces las que me quedé en casa sin que supieran, con ese wey en particular y en todas fui testigo de cogidones en la cocina, claro además de otras partes de la casa, pero jamás me tocó con otros weyes que se la chingaran tanto ahí.
Pero un día en especial pasó, que no conforme con tener sexo toda la noche y casi toda la mad**gada en la alcoba de mi madre y ella gimiendo y gritando cosas sucias igual que el tipo a todo pulmón, con la puerta abierta del cuarto aprovechando que “no había nadie” jajajaja y por cierto toda esa velada fue solo en el cuarto de mi mami y no salieron a ninguna otra parte de la casa.
Claro, follaron en el suelo, paraditos, en el baño, porque se bañaron 4 veces, con su respectiva cogida, pero solo ahí. Pero nada más amanecieron, porque durmieron como 2 horas, yo nada porque no quería perderme ni un poco jajajaja, como eso de las 10 de la mañana me jefecita se levantó y bajo a la cocina, totalmente en pelotas y con a la media hora el ruco bajó para darle otra larga sesión de metidas de verga.
Lo raro o no sé cómo decirlo, es que mi madre cocina de verdad y lo hace muy bien sin importar que alguien le esté metiendo la verga por detrás e igual está totalmente excitada y gozando y gimiendo.
Y bueno, follaron así, luego se sentaron en la mesita y comieron y cogieron, porque seguían cogiendo mientras desayunaban, ella sentada encima de él, de hecho él termino en su jugo y ella obviamente se lo tomó todo.
Después de un breve descanso continuaron teniendo sexo por distintos lugares de la parte baja de la casa, como la sala, el comedor, incluso salieron por unos minutos a la lavandería de la lujuria, cosa que no había visto que hiciera mi mami con sus parejas formales, pues ahí solo se chinga a los “gallitos”.