Babes

La extrema reconciliación con mi esposo
He pasado la temporada mas larga de enemistad con mi esposo. Se notó que le dolió mucho el incidente de mi infidelidad con esos hombres desconocidos. Pasamos las festividades de fin de año separados y sin sexo como es lógico. Sin embargo, las cosas tarde o temprano debían arreglarse y eso sucedió el Lunes anterior, cuando finalmente llegamos a un acuerdo de paz y de reconciliación…

Tras una discusión de mas de dos horas, yo me esperaba algún tipo de “compensación” de índole sexual de mi parte, ya que el origen de nuestro distanciamiento tenía ese factor como determinante y no me equivoqué… De hecho, fui yo misma quién empezó con la frase que mi esposo estaría esperando, o al menos eso creo… :

– “qué quisieras que haga para compensar lo que pasó?” le pregunté

y noté claramente que el tenía muy bien pensada la “venganza”…

Me dijo con mucha seguridad:

-“Quiero regresar al club” (se refería al “CLUB RECONOCER”, un club de orgías muy exclusivo de Quito Ecuador, al cual se puede entrar solo con membresía, la que no es nada económica y al cual habíamos asistido unas cuatro veces antes)

Como en ese club pasa de todo, no estaba segura de lo que quería que hiciera en ese lugar, asi que volví a preguntar:

-” pero qué quieres que haga ahí?”

-“quiero tener sexo grupal y que tu solo mires”

-“ok” respondí, me parece bien…

-“Cuándo vamos?, creo que nuestra membresía ya no está vigente”

-“ya llamé y si está vigente”

Asistimos al club el Viernes a las 11 pm de la noche. Es requisito usar muy poca ropa o nada, no se admiten celulares. Yo solo llevaba un brasier de encaje que mostraba mis pezones a travez de el y una tanga del mismo color, sin embargo, hasta llegar al sitio llevaba un abrigo negro de gabardina y tacones negros

El dueño y su esposa nos saludaron muy cordialmente y noté que en el sitio no habían tantas personas como antes…Generalmente solían haber unas 20 o 30 parejas, ahora solo vi 4 o 5 parejas en un grupo que ya estaban desnudos en una de las salas del lugar. Todos ellos eran compañeros de una misma empresa y ya habían estado bebiendo antes por lo que estaban muy “prendidos”hasta ese momento, mi esposo y yo en cambio, acabábamos de llegar y para ser sincera no estábamos nada excitados hasta ese punto…

Los dueños del lugar lo notaron e hicieron una especie de “dinámica” grupal, digamos, un juego entre todos los que estábamos ahi, se trataba de que todos en el lugar nos quedaríamos totalmente a ciegas durante 15 minutos, solo con música a todo volumen, pero sin nada, absolutamente nada de luz y como era lógico, se valía de todo…

Eso m*****ó un poco a mi esposo, quien tenía una idea muy distinta en su cabeza antes de llegar al club, pero no le quedó mas que aceptar la situación…

Nos pidieron que nos quitemos toda, toda, toda la ropa, sin zapatos ni nada. Nos colocamos de pié en la pista de baile del lugar y la esposa del dueño nos mezcló a todos, nadie estaba junto a su pareja… de todas formas, se trataba de agarrar lo primero que se pueda y jugar con esa persona….

Aún estaba tratando de ubicar a mi esposo y de repente se apagaron todas las luces, la música empezó a sonar muy fuerte y una lluvia de espuma empezó a caer sobre nosotros…. Me quedé de pie, no pude moverme por unos segundos, empecé a sentir manos en mi cuerpo, las uñas largas de una chica me rasguñaron mi espalda y mi reacción fué de dolor,se me acercó al oído y me dijo: -“disculpa amiga”, mientras lo hacía, me abraza y toca mis pechos, me besa y yo pensaba -“vaya, la vida no quiere que deje de ser bisexual”…

Nos besamos me empezó a mamar las tetas y sentía que la estaban penetrando mientras lo hacía…Eso me excitó mas…Me acerqué al tipo para sentir si se trataba de mi esposo y noté que era alguien distinto. No pasaron ni 5 minutos y yo también tenía un tipo sobre mi…No era mi esposo, era muy alto, con el vello depilado y con unas nalgas que parecían de mujer, muy grandes…Me levantó y me penetró mientras me sostenía en sus brazos…En medio del follón se apaga la música u se escuchaban gemidos por todas partes, lo que ocasionó una risa general…Se encendieron las luces y vi a mi amante, era un tipo muy blanco, con corte militar, y labios delgados.

Alcancé a ver a mi esposo, para mi sorpresa estaba en un sillón, sentado, con tres personas mas, no lo entendía, se supone que debíamos estar como pulpos con muchas manos y haciendo de todo, pero el estaba ahi, sentado, sin mas….

Yo seguía en la orgía, tenía un tipo que gemía en mi oído penetrándome con fuerza, una mujer que me mamaba las tetas mientras otro tipo la penetraba, pero mis ojos se posaron en mi esposo…Otra vez me rompió el corazón…

La noche terminó pronto, prácticamente le rogué a mi esposo que tome a alguien, que estaba dispuesta a lo que sea, pero no quiso hacerlo, me dijo que tanto tiempo de espera por sexo conmigo había estado conteniéndose las ganas y que el momento en que se apagaron las luces, agarró a una mujer pensando que sería yo, que el creía que yo le iría a buscar, pero al no hacerlo, se decepcionó una vez mas… Al encenderse las luces, solo vio lo que no quería ver…A mi en brazos de otro…

Esa noche no volví a hablar con mi esposo…Casi no dormí. Creo que su “castigo” fue inesperado para los dos…Yo soy una mujer muy sexual, amo el sexo desde que era muy joven y no dejaré de hacerlo. He tenido muchos amantes y creo que seguiré teniendo mas amantes con el tiempo…Talvez mi esposo no sea para mi…