Amateur

Hisurtismo?
Tenía poco más de veinte años y empecé a darme cuenta que tenía mucho vello en el cuerpo. Mi hermana se había tratado ello y le habían diagnosticado una enfermedad llamada hisurtismo leve. Sin consular a un médico decidí que tenía lo mismo, pero no le dije a nadie de mi Familia.

Tomé la Cartilla Médica de la Obra Social y pedí hora con una endroquinóloga, sin conocerla y sin ser derivada del médico clínico. Así un día fui a la consulta en un sanatorio de Buenos Aires. Luego de esperar entro al mismo a partir de escuchar mi nombre.

La médica de unos cuarenta años me saludó y me invitó a sentarme, me preguntó que me traía por ahí y yo suelta de cuerpo le dije que tenía hisurtismo. Con cara de enojo me preguntó por la derivación médica del clínico y le dije que no la tenía y que yo estaba convencida de mi diagnóstico.

Le expliqué del crecimiento copioso de mi vello en el pubis y la región anal, en brazos, piernas, parte baja de la espalda, como asimismo tenía pelos sueltos que me crecían en diversas partes del cuerpo como mis mamas etc.

La médica me empezó a preguntar por mis periódos mestruales, le dije que eran irregulares, que medicación tomaba, en ese momento ninguna, si tomaba anticonceptivos, cosa que no hacía, enfermedades previas y familiares etc etc.

Se levantó tomó mi cara, miró mi rostro, barbilla etc.

Me dijo que debía hacer un paneo de mi cuerpo y ver cuanto vello tenía, donde lo tenía, que dureza o grosor tenía etc. Para ello debía pedir dos turnos, como correspondía a una primera visita.

Concretamos una entrevista en un mes y me dijo-no te depiles nada, ni los pelos sueltos…

Al mes volví, era verano y en vez de andar en solera fui enfundada en un jean, camisa y botas.
Algo acalorada temía estar olorosa pese haberme bañado antes de la consulta, no tenía idea de como sería el famoso paneo.

Entro y me reconoce, me saluda y me dice _ Venís por el paneo verdad?
-Si, le respondí.
_Bueno desnúdate.

El consultorio tenía una camilla, un escritorio con dos sillas, un perchero, un lavatorio y una balanza, se ve que se usaba para varias especialidades.

Me quedo mirándola como diciendo donde me desnudo y me sañala el perchero.

Asi delante de ella empiezo a sacarme la ropa, cuando me dice.

_En el paneo me van a acompañar dos médicos residentes, quiero que vean como se hace.

No me preguntó que me parecía me dijo van a acompañarme, no me dio pie a nada. Mientras llamaba a alguien por teléfono y los convocaba, acerqué la silla al perchero me senté y me saqué las botas, luego el resto de la ropa menos la interior.

Ella mientras me hacía preguntas mirando la historia clínica, levanta la vista y me ve en bombacha y corpiño y me dice…-te dije desnuda, en un tono imperativo.

Me sacó el corpiño, de espaldas a la puerta de entrada, lo cuelgo en el perchero y mientras me agacho a sacarme la bombacha golpean la puerta y la médica dice-Adelante.

Eran dos médicos, luego me enteré, residentes.

Yo desnuda delante de los tres no atinaba a nada, ellos sonrieron y se presentaron muy educadamente, tendrían pocos años más que yo.

La medica me presentó y dijo _esta es Maria,vamos a hacerle un paneo de piel para medir su vello, y luego hizo una serie de aclaraciones, yo con una mano me tapaba la vagina, con el otro brazo mis pechos, supongo que estaría roja como un tomate.

Me hace acercar a la camilla y empieza el famoso paneo, que no es otra cosa que ver todo tu cuerpo y donde y como tenés vello. Empezaron por mi cara, barbilla, cuello, luego revisaron axila por axila.

En cada lugar la médica les señalaba el vello, les preguntaba cosas, tomaban nota y en un dibujo de un cuerpo iban sombreando las partes velludas o pelos sueltos.

Nunca, hasta entonces, había estado desnuda delante de un hombre que no fueran mis hermanos o mi padre, tenía una mezcla de pudor, de vergüenza y excitación, ambos varones me gustaban.

Sigue la revisación en las mamas, entre ellas, donde había grupos vellosos y pelos sueltos, siguen por la panza y me hacen dar vuelta, siempre parada delante de la camilla.

Ven mi espalda, y como en la parte delantera miden y tocan, cuando la médica me dice..
-Acostate en la camilla, yo creí que de espaldas,_ me dice no, escúchame.

Parate delante de la camilla de espaldas a nosotros y poné la panza sobre la camilla dejá la piernas sobre el suelo.

Asi bochornosamnte para mi, estaba desnuda con la cola para arriba.Yo creí que había pasado lo peor, pero no.

Me dice- Con las manos separá los glúteos…

Así lo hice, comenzó la revisación y la médica con más detalle señalaba cuales debían ser los límites normales del vello, que en mi caso se excedían en algo. Luego siguieron viendo las piernas.

Me hacen acostar en la camilla y revisan mi vello vaginal y ahí me hacen separar los pliegues de la vagina, en esa parte la médica detalló donde no debía haber vello en detalle y yo con la vagina abierta.

Luego vieron mis piernas, pies y dedos de ellos.

Mientras la médica seguía hablando con sus discípulos de mi caso contando que tenía, yo seguía desnuda en la camilla.

En un momento uno de ellos continuó haciendo preguntas, creo para impresionar a su maestra, y señalaba partes de mi desnudo cuerpo mientras tanto.

Terminada la revisación, me hacen vestir y en eso estaba cuando los médicos se van, sin dejar de darme un beso…

Yo estaba colorada, transpirada, m*****a… no me puse las medias.

La médica me ordenó análisis varios y ecografía de ovarios, indicándome que volviera en un mes y que me depilara normalmente.

Al mes vuelvo y en base a los análisis y ecografía me da una medicación, que debía tomar tres meses,para ella mi caso era hisurtimo leve, habían algunos vellos demás.

Sola en mi cama por entonces fantaseaba con la revisación, que tenía sexo con la médica, con los médicos, los cuatro, dos etc. Mis fantasías terminaban en masturbación y muy transpirada.

Hasta entonces era virgen, y con novio habíamos avanzado en juegos sexuales in penetrarme pero…en ellos venía a mi cabeza esa revisación.

Con pudor y temor pregunté a mis amigas y ninguna había pasado algo así, parecido si pero siempre sola con médico o médica.

A los tres meses regreso para ver como evolucionaba mi medicación y para mi sorpresa estaba sólo uno de los médicos, me dijo que íbamos a ver si la medicación hacía efecto.
_Desnudate me dijo, lo hice en las mismas circunstancias que la vez anterior y repitió la misma revisación, aunque más rápido y con el gráfico del paneo en la mano.

Mientras me vestía continuó el interrogatorio y cambió mi medicación, con la indicación que volviera en tres meses.

El recuerdo de esta revisación en juegos sexuales con mi novio me hicieron debutar con su penetración, jugando con mi novio veía al médico y lo que me hacía.

En las visitas trimestrales se repetía la revisación y yo volvía de ellas muy caliente, para beneficio de mi novio.

Nunca entré en detalles con él, mi vello fue perdiendo fuerza el tratamiento hormonal daba resultado, la médica me sugirió que me hiciera depilación full y que la fuera a ver en lo que sería la última visita.

Como pensé que no me revisaría fui con mi novio, se lo presenté a la médica quien no objetó su presencia, luego de hablar del tratamiento, sobre todo si la medicación me estaba causando efectos indeseados me dice…
_Desnudate.

Mi novio hizo el gesto de irse y le dice.

_No tengo problemas que te quedes, entiendo se ven desnudos.

Mi novio sonrió.

La médica repitió con detalles y parsimonia la revisación, parada desnuda con los brazos en cruz vi su erección que el pantalón lo dismulaba, la médica lo miró y sonrió.

No sé que pasó cuando revisó mi ano, pero si cuando acostaba me revisaba la zona vaginal, mi novio luego esposo, transpiraba copiosamente.

Cuando termina la revisación me da indicaciones de ir al ginecólogo por un tema de quistes de ovario y que él me controle la medicación hasta una posible operación, cosa que sucedió años después.

Salimos del Sanatorio y fuimos a un hotel, nunca tuve ten buen sexo como ese día con mi novio.
Muchas veces con esa revisación empezábamos nuestros juegos sexuales, él simpre terminaba eyaculando antes de penetrarme, casi siempre cuando me revisaba la zona anal.